Glicerio Landriani fue uno de los primeros colaboradores de las Escuelas Pías. Murió joven en su año de noviciado, pero Calasanz le tenía tanto aprecio que, a su muerte, introdujo su causa de beatificación en la que él mismo declaró como testigo de sus virtudes. Actualmente, le recocemos como Venerable.

A la Congregación naciente aportó, además de su entusiasmo juvenil, su propuesta de acompañar a los niños por las calles de vuelta a sus casas y su trabajo como catequista, que enriqueció la obra de las Escuelas Pías.

El Movimiento Calasanz lo ha tomado como su propio patrón y por eso, el día 15 de febrero lo recordamos en los grupos, en las comunidades parroquiales y en las aulas de nuestros centros educativos.

Ponemos a disposición de la Red de Parroquias Escolapias y para quien los quiera usar, unos recursos para la liturgia, la oración y el trabajo con grupos.

Descarga Liturgia

 

Descarga Dossier

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies