En los Santos encontramos un estímulo para el diario caminar de nuestra vida cristiana. Hoy recordamos a uno muy especial, San José de Calasanz, que escuchó la voz de Dios que le llamándole a servir a los más pequeños, a los niños.

Por medio de la educación en las letras y en el santo temor de Dios quiso inculcar en los niños el deseo de ser personas mejores, que con sus nuevas actitudes pudieran renovar la sociedad.

San José de Calasanz sigue siendo un ejemplo para todos nosotros que, de una u otra forma, tenemos la tarea de enseñar a los niños y jóvenes de nuestras comunidades el mejor camino para llegar a su plenitud.

 

Descarga Liturgia Calasanz

Descarga Novena Calasanz