Cuando estábamos arrancando la “Red de parroquias escolapias”, irrumpió la pandemia del COVID-19 que obligó a las comunidades parroquiales a trabajar de un modo diferente y se ha perdido mucho contacto directo con los fieles.

A pesar de todo, durante estos meses de confinamiento, se han lanzado algunas acciones que van dando forma escolapia a nuestras parroquias. Entre otras iniciativas, se ha impulsado un taller de espiritualidad calasancia, se está celebrando una oración calasancia los 25 de cada mes, se promueve la celebración de fiestas escolapias y se ha iniciado un curso para agentes de pastoral.

Pero lo importante es que tenemos un proyecto marco propuesto por la Orden y que ayudará a generar un estilo propio de parroquia escolapia. Ahora, todas las parroquias de la Red están metidas en la elaboración de su propio proyecto de pastoral.

Desde el equipo de coordinación, proponemos que cada mes se reflexione sobre una dimensión del proyecto de pastoral. En el mes de enero, proponemos un tema transversal muy importante: la participación en la misión evangelizadora. Par ello, hemos preparado un documento que puede trabajarse en el consejo de pastoral o en los diferentes grupos de la parroquia.

Además, le hemos pedido al P. Emmanuel Suárez, Delegado General para la Participación, que nos haga una reflexión on-line para el próximo 9 de febrero.

Recogemos algunos indicadores que ayudan a entender la misión compartida en una parroquia escolapia.

  1. Se potencia un ambiente laboral y relacional positivo y fraterno, donde predominen la buena acogida y el trato respetuoso.
  2. Se favorece el ambiente comunitario entre los mismos colaboradores laicos, con algunos encuentros formativos y recreativos.
  3. Se impulsa una formación adecuada en el carisma escolapio.
  4. Se propone nuestra propia vocación escolapia a los laicos.
  5. Se favorece la existencia de grupos estables de laicos escolapios que re­flexionen y crezcan a partir del carisma propio.
  6. Se desarrollan los diversos ministerios eclesiales y escolapios

 

El 15 de febrero hacemos memoria del venerable Glicerio Landriani, excelente catequista y patrón del Movimiento Calasanz. En ese día, celebraremos en nuestras parroquias su memoria y la alegría de tener a tantos niños y jóvenes en nuestros grupos.