Centro Calasanz de Cocapata. Bolivia

P. Stanislas Chovaniek. Cocapata.

El Centro Calasanz de Cocapata tiene su propuesta educativa bastante amplia, cada año un poco diferente dependiendo de las necesidades de las 120 comunidades que atendemos.

Procuramos que nuestros programas educativos sean ser útiles, estén inculturados (cultura Quechua y Aymara), desarrollen habilidades y sean novedosos y fáciles de aplicar. Asimismo, procuramos hacer presente nuestro lema escolapio, “Piedad y Letras” respetando la persona y la naturaleza. Con creatividad, aplicamos el método científico y el pensamiento lógico

Trabajamos de modo preferente con los niños de prescolar, primaria y jóvenes de secundaria, pero estamos abiertos a los adultos.

Los talleres tienen lugar normalmente en nuestro Centro, pero también los llevamos a las distintas comunidades. Normalmente, tienen frecuencia semanal duración de 2 horas por la tarde.

Como educadores estamos dos religiosos escolapios que trabajamos en Cocapata. Consideramos que el trabajo en comunidad es muy importante porque la ausencia de uno no para ninguna actividad y todo funciona con normalidad. Nos ayudan profesores de las escuelas y tenemos el apoyo de CADECA (casa de formación de catequistas de Cochabamba) que pertenece a la Archidiócesis de Cochabamba) y personas voluntarias del pueblo.

Los talleres que proponemos son: música, pintura, marquetería, robótica (aplicamos programa de Lego educación), repostería, tejido, telares (aguayo), computación, cine, liderazgo social, cultivo de verduras y biblioteca. Hicimos un taller de apicultura y piscicultura. Estamos preparando un taller de electricidad y en el futuro nos gustaría ofrecer un taller de mecánica y de costura. Tenemos apoyo escolar grupal, es decir, si una materia falla con apoyo de profesor de materia todo curso trabaja jóvenes que no tienen problema apoyan (como tutor) sus compañeros y así avanzan todos.

Valoramos mucho estas actividades porque creemos que hacen mejores personas, más competitivas y profesionales, respondemos a necesidades concretas, abriendo horizontes laborales y ayudando a que los jóvenes sueñen.

Los talleres tienen una gran aceptación en la comunidad, por lo que nos anima a seguir adelante en mantener y mejorar nuestra propuesta.

Con el video que les hemos preparado pueden hacerse una idea de lo que hacemos. Estamos contentos del centro Calasanz porque es un modo estupendo de ejercer nuestro ministerio escolapio.