AGBOVILLE, CÔTE D’IVOIRE

Curé: P Nestor Josué SARR

Tfno: +225 49 98 31 16

Mail: nestysarr@yahoo.fr

Antes de presentar la historia de la parroquia de Saint Jean-Baptiste de Sokoura (Agboville), es importante hacer una breve reseña informativa a la diócesis de Agboville. porque la historia de la diócesis está íntimamente ligada a la de la parroquia y no podemos hablar de la parte sin aludir al todo y viceversa.

BREVE HISTORIA DE LA DIOCESIS DE AGBOVILLE

Erigida el 14 de octubre de 2006 por el Papa Benedicto XVI, la Diócesis de Agboville es un territorio de subdivisión de la Diócesis de Yopougon. Es la decimoquinta (15) diócesis de Costa de Marfil por creación con un área de 11.811 km2 y alrededor de 608.827 católicos de una población de 954.304 habitantes.

Esta diócesis está compuesta por una población étnica muy diversa. No nos encontramos con las Abadías, Agni-Baoulé, Attié y Krobou, divididas en cinco departamentos administrativos, incluidos Agboville, Adzopé, Akoupé, Yakassé-Attobrou y Tiassalé.

Geográficamente, está limitada al norte por la diócesis de Yamoussoukro, al sur por la diócesis de Yopougon y la Arquidiócesis de Abidjan, al este por la diócesis de Abengourou y al oeste por la Arquidiócesis de Gagnoa.

La diócesis de Agboville pertenece a la provincia eclesiástica de Abidjan. Su primer obispo Mons. Alexis TOUABLI YOULO fue nombrado el 14 de octubre de 2006 y sagrado el 16 de diciembre del mismo año.

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA

Fue en 1990, durante una reunión de oración del miércoles, en la familia del difunto Valentin Kaboré, que el Padre Yapo Yapo, de la Parroquia de la Catedral de San Juan Jean-Marie Vianney, decidió constituir el pequeño grupo de fieles residentes de Sokoura en un grupo de oración. Fue durante el mes de ayuno cristiano. Se celebraron reuniones de oración en su patio del fallecido Valentin Kaboré. Dado el creciente número de fieles, la pequeña comunidad se vio obligada a cambiar su lugar de oración. Así es como terminó en la casa del catequista Essis Fidèle. La determinación y el coraje de los fieles llevaron al Padre Curé a erigir oficialmente el grupo de oración en la Comunidad Eclesial Viviente (CEV) el 24 de junio de 1991, en presencia de los miembros del Buró del Consejo Parroquial Pastoral de la Parroquia de la Catedral de San Juan María Vianney.

Gracia del Señor y gracias a la oración, el número de fieles aumentó cada año. Este aumento en el número de fieles significa que el espacio de oración en el catequista Essi se hace cada vez más pequeño. Tuvimos que encontrar otro lugar ideal para las celebraciones. Así es como el viejo difunto Joseph Ramdé dirigió a la Comunidad hacia este sitio que actualmente ocupamos y que alberga nuestra parroquia. Gracias a la comprensión, solidaridad y generosidad de cada uno, hemos construido una capilla con materiales temporales.

En memoria, el distrito de Sokoura, cuya población es 80% musulmana, fue el primero de los distritos de la ciudad de Agboville en albergar una capilla, después de la parroquia de la Catedral de Saint Jean Marie Vianney. El secreto de nuestro éxito radica en nuestra fe en Dios Todopoderoso y en la oración, el principal y único apoyo.

Desde 1991 hasta este año 2017, las personas dieron todo su tiempo, su energía, con amor y desinterés, para dirigir el bote del pequeño grupo de oración, desde CEV hasta el 27 de noviembre de 2017, el año en que nos convertimos Parroquia. Estos son el difunto Valentin Kaboré, Jean Michel Kaboré, Michel Kouamé Kra, Bernard Yao, Brango Mathurin Affery, el Sr. Bernard Kouao, el Sr. Albert Yaogo y Yo. Loukou AMANI Akissi Odette, quien fue el último Presidente del Consejo Pastoral de la Capilla antes nuestra llegada. Que las almas de los difuntos descansen en paz en la casa del Señor.

La primera visita del Obispo, un año después de su nombramiento, el 3 de septiembre de 2007 trajo gran alegría y orgullo a esta comunidad. Revivió la fe de este pequeño grupo de cristianos de minorías católicas en este distrito precario de Sokoura. Como recordatorio: en 2010, los fieles se vieron obligados a enfrentar la barbarie de jóvenes desempleados que querían incendiar la capilla. Debemos decir que es en el corazón de las oposiciones, sobre todo, las de nuestros hermanos musulmanes, tanto en términos de construcción del edificio como en términos de obtención de la tierra, que esta Capilla y esta comunidad sobrevivirán.

 

SITUACIÓN GEOGRÁFICA DE SOKOURA

Ubicado al noroeste de la ciudad de Agboville, justo después del estanque del río Agneby, Sokoura es un distrito rodeado de aguas poco profundas. Está limitado al sur por el estadio municipal, al noreste por un pequeño pueblo en el no de Babianhan, al oeste comparte el ferrocarril que divide parte del distrito, al este por el cementerio municipal y Eje Agboville Rubino.

Tenga en cuenta que Sokoura se compone de subdistritos que son: Kouakoukro, Médinakouranie, detrás de la extensión Rail, Mossikro, Bostone y Sokoura, donde se encuentra nuestra parroquia. El distrito fue creado por el prefecto Daouda COULIBALY y el alcalde OFFOUMOU Yapo Léonard.

De hecho, el crudo río Agneby inundó parte del distrito de Comercio y Dioulakro ubicado cerca de dicho río. Así es como la población fue reubicada para establecerse en Sokoura. Está poblada por Allogenes principalmente Burkinabé y Malian; Gente nativa: Senofos, Baoulé, Wês y Abadías nativas y Krobou.

La mayoría de la población vive solo de la agricultura y el comercio.

Con respecto a las denominaciones religiosas, hay que decir que los musulmanes representan aproximadamente el 80% y los cristianos el 20%, divididos entre católicos, metodistas y evangelistas.

 

LA MISIÓN O LA ATENCIÓN PASTORAL QUE LIDERAMOS

Desde el 27 de noviembre de 2017, con la llegada de los primeros escolapios, el padre Néstor Josué SARR, el FF. Fabrice YEKANNI y Robert FAYE, animamos la vida de la parroquia de San Juan Bautista, la cuarta en la ciudad de Agboville, después de la Catedral de San Juan María Vianney, la parroquia de San Monique y San Agustín de la que formamos parte hasta septiembre 2017. Nuestra misión es doble.

Primero, se trata de trabajar por «la salvación de las almas» y «por la mayor gloria de Dios». Cuando hablamos de la «salvación de las almas», resumimos esto por la salud espiritual de los fieles por medio de las enseñanzas, la administración de los sacramentos, las celebraciones eucarísticas, las homilías, las evangelizaciones, las adoraciones eucarísticas, los retiros, oraciones, pero también ayudarlos, a través de nuestros consejos para que puedan lograr la autonomía alimentaria, etc.

Así es como, en nuestra parroquia, para honrar nuestra misión, hemos establecido todas las realidades, asociaciones y movimientos parroquiales, para un mayor compromiso y dinamismo, a fin de ayudarnos a apoyar mejor a los fieles que nos han ayudado. ha sido confiado Con todo esto, y gracias a la colaboración y el apoyo de todos, sobre todo, los hermanos escolapios, vemos que la comunidad parroquial se está embarcando en un camino dinámico de compromiso.

En segundo lugar, debemos ejercer plenamente el carisma escolapio. Para hacer esto, primero debemos tener la infraestructura o las escuelas que nos permitan hacerlo. Así es como la construcción del Colegio, para responder al desafío de educar a niños y jóvenes, en esta parte pobre, donde la tasa de matrícula aún es baja, es para nosotros una de las principales prioridades.

 

 LOS DESAFÍOS

En vista de todo lo que acabamos de decir, nos gustaría enfatizar que nos esperan muchos desafíos:

  1. Catequesis
  2. La formación de los catequistas.
  3. Capacitación informal (alfabetización, capacitación de jóvenes en agricultura o ganadería, creación de G.I.E de mujeres)
  4. educación
  5. La educación en la fe.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies