“Nada le has dado a Cristo si no le has dado todo tu corazón”

25 de julio. Día calasancio

P. Asdrúbal Muñoz.

Parroquia San José de Calasanz. Medellín (Colombia)

 

En esta frase podemos reconocer cómo Calasanz confiaba enteramente en Dios desde un corazón pobre, sencillo y humilde. Ocupaba su corazón solo en agradar a Dios y hacer su voluntad.

Esta acertada sentencia, Calasanz nos invita a quitar lo que está ocupando nuestro corazón: rabia, ira, miedos, temores, desconciertos, personas que están en nuestro interior y que no nos permiten relacionarnos con el amor de los amores.

Abramos nuestro corazón para darle un espacio a Dios. Desterremos todo sentimiento malo, desconfianzas, miedos y temores. Abandonémonos en las manos del Señor, porque sabemos que Él nos regala su paz y consuelo.

Seamos sabios en la escuela interior. Sabios para reconocer lo que Dios pone dentro de nosotros. Pone la ternura, docilidad, confianza y fortaleza. Pone dentro de ti todo lo que es bueno, porque Dios nos hizo personas buenas. También seamos sabios para reconocer con sencillez todo aquello que estorba en nuestro corazón, todas nuestras tendencias torcidas. Simplemente abandonémonos a la confianza en Dios, Él sabe hacer las cosas bien, porque nos creó buenos para manifestar esa misma belleza, esa misma bondad al mundo entero.

Que Dios nos dé su Sabiduría. Pidámosle Sabiduría para ser sabios, para mostrarle al mundo que el odio, el rencor, la ira, todo aquello que causa incertidumbre en el ser humano no va con el proyecto del amor de Dios.

Que podamos ser promotores de felicidad, constructores de un mundo nuevo donde brille la paz, la tranquilidad, la ternura, el bien la bondad y la belleza.

Que el buen Padre te regale un corazón dócil para que puedas comprender la realidad del mundo de lo que está pasando a tu alrededor y que, reconociendo la belleza en ti, tú puedas salir y ser luz para el mundo, para que seas sal para mundo.

Que Dios te bendiga y que seas sencillo, humilde y que tengas un corazón pobre como lo tuvo Calasanz.

Como cada 25 de mes, les invitamos a orar por las Escuelas Pías, especialmente por las vocaciones escolapias y los jóvenes que están en proceso de formación.

Les ofrecemos un hermoso video de un encuentro del Movimiento Calasanz en el que el P. Juan Mendoza pone música a esta frase de Calasanz.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies